Los grandes clubes deportivos cambiarán el ecosistema de e-sports

En 2018 se avecinan grandes cambios para los e-sports y todo lo que les rodea. Tanto a nivel de visibilidad mediática como de patrocinio, veremos un incremento en el compromiso de empresas, anunciantes y medios en el sector. No en vano, se prevén beneficios astronómicos a finales de cada ejercicio y nadie quiere perder la oportunidad que les ofrecen los e-sports.

Sin embargo, hay otro sector que está “metiendo la cabeza” en el mundo patrio de los e-sports. Nos refimos, por alusiones, a los clubes deportivos tradicionales.

Cómo los clubes estabilizarán a los e-sports

Cada vez son más los que apuestan por los e-sports como medio de reconocimiento, prestigio y, por qué no decirlo, obtención de ingresos. Universidades, empresas de telecomunicaciones… y cómo no, clubes deportivos. La asociación de objetivos es obvia.

Grandes clubes a nivel europeo como el PSG, o el Borussia de Dortmund tienen ya presencia en varias competiciones de e-sports con una alineación con capacidad y buena proyección. En Estados Unidos, se está produciendo un proceso similar y de adquisición mucho más agresiva.

Los grandes del baloncesto y del fútbol americano en EEUU están apostando con fuerza por el sistema de franquicias, conociendo la fuerza con la que están calando los e-sports en ese país.

Qué pasa en España con los clubes deportivos y los e-sports

España es uno de los países con mejores resultados relativos en e-sports. El público es más numeroso y más dispuestos a ver streamings y noticias de sus equipos favoritos, por lo que se presenta una buena oportunidad para empresas. Los equipos deportivos tradicionales también se están asentando en el mundo de los e-sports.

Clubes como el Valencia o el Baskonia han integrado ya totalmente sus divisiones de deportes electrónicos en su estructura deportiva. Ambos cuentan con equipos de League of Legends, Counter Strike: Global Offensive o Fifa, y están cosechando buenos éxitos en el panorama nacional e internacional.

Por su parte, equipos más modestos en el ámbito tradicional como el Eibar, el Leganés o el Alcorcón también optan por crear valor mediante divisiones en e-sports, con participaciones en la Virtual Football Organization (VFO).

Buena simbiosis y beneficios para ambas partes

Las ventajas, tanto para clubes como para el sector del deporte electrónico, son obvias. Por su parte, estas instituciones reciben audiencia, beneficios y visibilidad por parte de un público que no es el tradicional. También se les permite ser referencia en el canal nativo de los e-sports, Internet.

Por otro lado, tener el respaldo de un gran club deportivo es una garantía de estabilidad para una agrupación de jugadores profesionales. Recibir la financiación suficiente y la suficiente tranquilidad como para operar con fichajes, promoción, etc. es una gran ventaja frente a equipos más modestos o pendientes de patrocinio o financiación de universidades o distintos colectivos.

Por otro lado, mejora la estabilidad laboral y la competencia en el mercado de fichajes de jugadores, por lo que repercute en un mayor beneficio a los jugadores profesionales.