Qué es Fortnite: el juego del que todos hablan y que puede ser un e-sports

Cualquiera que esté más o menos metido en el mundo gamer ha oído hablar de una de las últimas sensaciones del momento: Fortnite. Este juego de estilo battle royale desarrollado por Epic Games aspira a convertirse en e-Sport; no en vano tiene más de 40 millones de jugadores en todo el globo. ¿Pero qué es Fortnite y qué lo hacen tan especial? ¿De verdad es tan bueno? ¿Llegará a convertirse en un e-sport de pleno derecho? Veámoslo.

¿Qué es Fortnite?

Aunque estaba planteado para 2011, este juego de multijugador masivo multiplataforma (ahora hablaremos con más detalle acerca de eso) fue lanzado hace bien poco: en 2017.

Llama poderosamente la atención que, mientras que videojuegos online con mucho seguimiento como Counter Strike: Global Offensive o League of Legends han tardado años en llegar a ser conocidos por el gran público, Fortnite ha conquistado a su audiencia en cuestión de meses.

Fortnite es un tipo de MOBA (Multiplayer Online Battle Arena) o multijugador online masivo centrado en la batalla por equipos que cuenta con dos formas de jugarlo: por un lado, encontramos un modo en el que los jugadores tienen que sobrevivir a una horda de zombies (si bien no es lo relevante para la mayoría de los jugadores) y, por otro, con el modo de supervivencia, en el que, lo que les llama la atención a los viewers y jugadores es su modo battle royale.

En este último, cien (100) jugadores, en equipo o de forma individual, deben sobrevivir en una isla. Es un todos contra todos en el que, literalmente, solo puede quedar uno.

No es el primer juego que experimenta con este modo de juego. De hecho, el modelo fue explotado por PlayerUnkonwn’s Battleground (PUBG), un título cuya forma de jugar es idéntica a la mencionada anteriormente. Entonces… ¿qué hace a Fortnite tan atractivo?

¿Por qué Fortnite ha sido un éxito?

Si bien fue lanzado siguiendo la estela de éxito de su competidor principal (los jugadores habían entendido las mecánicas de “el último hombre en pie” y las disfrutaban), Fortnite no es una copia de PUBG: ha sabido reinventar el género aportando algo nunca visto en un battle royale, como son la construcción y el crafteo (recolección y saqueo de recursos repartidos por el mapa de juego que otorgan ventajas de distintos tipos a los jugadores, así como permiten la creación de objetos y armas determinadas). Aunque ya hay antecedentes de éxito a este respecto (Minecraft), se puede decir que el título de Epic Games ha conseguido romper moldes.

Se trata pues de una obra con contenido muy arcade, accesible para todo tipo de jugadores y con una curva de aprendizaje elevada. Fácil de aprender, difícil de dominar.

Otro de los factores a tener en cuenta es la gratuidad del modo más popular. El interesado solo tiene que entrar en la web y descargarse el juego. No hay pagos online u offline, salvo que queramos alguna skin (cambiar el aspecto del personaje). Esto no es nada nuevo, ya que videojuegos que llevan años en el panorama competitivo, como LoL o Clash Royale, son gratuitos, igual que Fortnite.

Un aspecto muy relevante de este juego es que permite el juego en modo multiplataforma. Es decir, un jugador de consola puede formar equipo en partida con su amigo, que juega en ordenador. Es un punto de vista novedoso que ha roto unas cuantas barreras al permitir el juego cruzado, y que puede abrir el camino a futuras competiciones

Sin embargo, hay un aspecto diferencial que puede disparar su potencial como e-Sport. Sí, es un juego que ha enganchado a muchos jugadores, pero es que también ha conquistado a muchos viewers.

El juego de los récords

La popularidad de Fortnite se ha disparado en estos meses a causa de dos nombres, principalmente: ‘Ninja’ y ‘ElRubius’. En el caso del primero, por organizar la partida más seguida del mundo en un evento benéfico en Las Vegas. En el del youtuber español, por conseguir reunir a la flor y nata de YouTube para hacer una partida simultánea con otros 99 creadores de contenido.

El resultado: récords de visionado en Twitch y YouTube. El torneo de ‘ElRubius’ consiguió unas 42 millones de visualizaciones en directo juntando a todos los participantes del mismo. En el caso de ‘Ninja’, un pico de 660.000 espectadores en la plataforma de streaming de videojuegos.

Pero, ¿es todo este interés suficiente para convertirlo en un deporte electrónico? ¿Tiene éxito su visionado solo por ser retransmitido por las superestrellas de Internet? Pues bien: una de las empresas más grandes de China ha decidido darle una oportunidad.

Los planes de Tencent: que Fortnite sea un e-sport

Hace poco saltó la noticia de que Fortnite había llegado a China. Los jugadores del gigante asiático tienen predilección por los shooters o juegos de disparos, por lo que las previsiones son que encaje bien en la idiosincrasia gamer del país.

La empresa tecnológica Tencent, una de las de mayor valor comercial y propietaria en un 40% de Epic Games, quiere ir más allá “institucionalizándolo” como e-sport. Todavía no existe una hoja de ruta marcada para el mercado chino y la modificación del juego hacia su vertiente competitiva, pero en Tencent están dispuestos a invertir 15 millones de euros.

De este experimento puede salir una buena oportunidad a la hora de convertir una de las sorpresas de los últimos años en uno de los e-Sports más seguidos.